El sillón dental es una herramienta fundamental en el día a día de una clínica. Sin él, el trabajo de un odontólogo se complicaría muchísimo. 

Pero, si giramos un poco la cabeza y echamos la vista atrás, los sillones dentales no eran, ni mucho menos, como los conocemos ahora.  

Sillas de madera

Nos tendríamos que trasladar a la época en la que los barberos ejercían de dentistas en situaciones excepcionales y donde se utilizaban sillas de madera.  

Con el paso del tiempo, y buscando una mayor comodidad del paciente y del operador, se añadió el apoyo para la cabeza. De aquí surge el sillón dental, diseñado y construido como tal por el ingeniero norteamericano Josiah Flagg en los EEUU, entre 1790 y 1812. Algunos historiadores lo datan en sus artículos en 1795 (Fig 1)  

Este sillón dental estaba fabricado en madera, con un reposa-cabezas y un reposa-brazo derecho de gran tamaño, que le serviría también para dejar el instrumental necesario.  

El sillón se colocaba siempre próximo a una ventana, ya que el tratamiento se llevaba a cabo con luz natural.  

sillón dental de madera

El primer sillón dental.

El primer sillón dental reconocido como tal, es de 1832 y lo patentó James Snell.  Fue el primer sillón reclinable equipado con un espejo para iluminar. 

 

Un sillón dental con reposa-cabezas portátil.

Ya en el año 1847, Jones White diseña un sillón dental con reposa-cabezas portátil. 

Este sillón estaba pensado para aquellos dentistas que trabajaban desplazándose de un lado a otro y su consulta estaba en la calle.  

Sillón dental abatible.

Tres años más tarde, en 1850 se fabricarían los primeros sillones dentales abatibles y con un sistema de reposapiés, para que la experiencia del paciente fuera más agradable, además de conseguir que el dentista pudiera acceder más fácilmente a la boca del paciente.  

Aunque fue en 1868 cuando James Beall Morrison diseña un sillón que se inclinaría ligeramente de forma lateral, para facilitar el acceso al dentista a la boca del paciente. 

 

El primer sillón íntegramente de metal.

Es la empresa SS White Co. La que en 1871 fabricaría el primer sillón dental realizado íntegramente en metal.  Permitía modificar su altura mediante una manivela. 

 

A partir de aquí comenzarán a diseñarse sillones para buscar un mayor confort del dentista, como el fabricado pen 1875 en Búfalo Dental Ma.  

Fabricaron un sillón reclinable que permitía a los cirujanos dentistas trabajar sentados. 

Los primeros sillones hidráulicos  

El primer sillón hidráulico data de 1877.  Diseñado por Wilkerson, permitía una mejor disposición de la espalda del paciente durante los tratamientos dentales. 

También se empezaba a prestar especial atención a mejorar el trabajo del cirujano dentista.  

En esta época comienza a sustituirse los movimientos por manivelas, al control por palancas.

Siglo XX: llegaron los cambios.  

A finales del XIX se produce la industrialización de los sillones dentales, con patrones similares a los actuales.  

En 1890 aparece el sillón con pedal y es en 1900 cuando el sillón manufacturado obtiene una gran demanda, debido al nacimiento de la odontología pediátrica.  

Aún durante la ultima etapa del siglo XIX y hasta 1930, los sillones portátiles aún se utilizaban.  Eran de fácil montaje, lo que permitía transportarlo hasta el lugar necesario.  Estaba acoplado a una caja donde después se transportaba.  

En los años 20 aparecieron otros sillones. Utilizaban cintas en el tórax, en el abdomen y en las piernas del paciente, lo que permitirá asegurarles, pero eran menos anatómicos que los actuales y recordaban más a un sillón de barbero 

En 1924 los sillones sufren un gran cambio cuando el motor eléctrico substituye el pedal del sillón. Reduciendo el esfuerzo del odontólogo.  

Ya en los años 30 aparece el típico sillón dental manufacturado con pedal.

Y en 1958 John Naughton diseña el primer sillón reclinable.  

En los años 70 el sillón dental adquiere su formato actual. 

Estos ya se fabricaban con mesas y aparatos auxiliares. 

En esta etapa es cuando se alcanza la máxima eficiencia en el trabajo del dentista y su asistente con el diseño contorneado y más confortable del sillón.  

El siglo XXI, la nueva generación, K150 

Si echamos la vista atrás, vemos los cambios tan importantes que se han ido produciendo en los sillones dentales hasta llegar a nuestros días.  

La línea K150 también ha tenido su propia evolución llegando actualmente a disponer de una gama de 3 equipos.  

Con ellos, el Grupo Kalma pretende dar cobertura a cualquier perfil o necesidad que tenga el doctor.  

Los equipos K150 se adaptan a las necesidades del odontólogo de hoy en día.  

Los equipos Eco, Lux y Advance, con amplias prestaciones de serie, están fabricados con materiales de alta calidad por fabricantes de equipos dentales de alto prestigio. 

 

 

 

    ¿Necesitas ayuda? contacta con nosotros y uno de nuestros expertos te atenderá encantado