Conoce más sobre los filtros HEPA High Efficiency Particle Arresting

El mantenimiento del aire en ambientes cerrados se ha convertido en uno de los principales focos de atención en los últimos meses. Los filtros HEPA son una de las opciones disponibles para la desinfección del aire ambiental. La efectividad de los filtros HEPA está más que demostrada pero, ¿es la mejor solución?

¿Qué es un filtro HEPA?

Los filtros HEPA (High Efficiency Particle Arresting) son filtros de gran capacidad que atrapan una cantidad muy alta de micro partículas contaminantes (COV). Estos filtros están compuestos por una malla de fibras de vidrio con un diámetro de 0,5 a 0,2 micras.

Los filtros HEPA necesitan cumplir con una serie de condiciones para ser considerados como tales.

Hay un nivel que cualquier filtro debe cumplir para ser HEPA, y ese mínimo se establece en que sea capaz de capturar al menos el 99,97% de las partículas que tengan un diámetro de 3 micras. Si no alcanza ese mínimo, no podrá comercializarse con tal calificación.

Filtro HEPA

¿Cómo funciona un filtro HEPA?

Un filtro HEPA lo que hace es colocar diferentes métodos de barrera para garantizar que las partículas que logran superar un nivel, queden atrapadas en el siguiente. Un filtro HEPA se compone de una malla de fibras colocadas aleatoriamente. Estas fibras suelen ser capas de celulosa, fibra sintética y/o fibras de vidrio y se disponen en forma de acordeón.

Debido a este funcionamiento, que actúa como barrera, reducirá el caudal del sistema de climatización, disminuyendo su rendimiento y aumentado su consumo eléctrico para conseguir mantener el caudal de aire necesario.

Funcionamiento Filtro HEPA

¿Qué hay que tener en cuenta cuando optemos por un filtro HEPA?

Lo importante, sea cual sea el tipo de tipo de filtro HEPA que contenga un aparato purificador de aire, es mantener una adecuada limpieza. Ésta es sencilla, basta con extraerlo y proceder a su limpieza manual, siendo ésta su principal desventaja. Su manipulación supone una exposición a las partículas del virus que no están inactivas, sino solo retenidas en el filtro, con su consecuente riesgo de contagio. Su limpieza en zonas comunes puede hacer que vertamos el virus en las acometidas de agua, con el consiguiente perjuicio.

Conclusión

Un filtro HEPA consigue filtrar los microorganismos del aire cuyo caudal sea reconducido a través de él, pero el aire que no pase por este filtro, seguirá estando contaminado. Será un sistema idóneo siempre y cuando se pueda asegurar que todo el aire del espacio sea reconducido de forma continuada a través de él.

Además, es un elemento de riesgo ya que es necesario manipularlo para su correcto mantenimiento.

Si quieres saber más sobre este tema, visita este link: Sistemas de Desinfección e Higienización del aire.

Si estás interesad@ puedes contactar con uno de nuestros promotores. ¡Busca el más cercano aquí!:https://kalma.es/red-de-promotores/